Nunca imagine…

Soy un hombre casado, tengo 26 años, con mi esposa tengo sexo regularmente, pero en los 5 años que tengo de casado solo había tenido sexo con mi esposa, lo hacemos regularmente pero la monotonía de siempre lo mismo, me hacían desear tener una aventurilla por hay con alguna chica, echarme una canita al aire, probar otras nalgas distintas a las de mi mujer, estaba deseoso de serle infiel a mi esposa por primera vez, una noche paseando en mi coche y tomando unas cervezas, al detenerme en un semáforo vi a dos lindas chicas, vestidas muy provocativas, con minifaldas tan cortitas que casi se les salen las nalgas

Me quede viéndolas y ellas al notar mi mirada me sonrieron y una de ellas me mando un beso, yo sin experiencia, me dio gusto ver que no les era indiferente, al cambiar el semáforo a siga, pase el mismo y me estacione en la acera, ellas al ver que me estacione caminaron a mi coche y me puse algo nervioso, pues iban directamente hacia mi ese par de bellezas, sin mas me dijeron que si les invitaba a dar una vuelta en mi coche y yo de inmediato les dije que si, ellas se subieron, una a mi lado y la otra en el asiento de atrás, al ver que tenia varias cervezas en el coche, me pidieron que les invitara una, cosa que me pareció agradable, yo de reojo no dejaba de ver sus cuerpos muy exquisitos, llenos de curvas, pero me percate de inmediato de su voz, comprendí que eran dos travestis, pero como era posible, si su cuerpo era tan estilizado, mucho mejor que muchas mujeres, su rostro tan hermoso, muy bien maquilladas, eran unos verdaderos bombones…

Hice caso omiso a esa situación, pues no me importo que fueran travestis, para mi eran 2 lindas chicas las que me acompañaban, pues se veían y actuaban como 2 chicas, terminamos las cervezas platicando de varios temas, fuimos y compramos mas, yo me sentía orgulloso de estar conviviendo con ellas, fue cuando una de ellas comento que antes de encontrarme se disponían a ir a la casa ella a ver unas películas mientras se tomaban un tequila que tenia en su casa, que me invitaban a seguirla en su casa, yo dude un momento, pero me dije «esta bien, que puede pasar» yo nunca tuve intención de ir mas allá con ellas más que charlar un rato, siempre me he considerado hetero, y tenia una firme convicción de mi sexualidad, de mis preferencias sexuales, y no es que discriminara a los hombres gays pero no estaba dispuesto a tener ese tipo de relaciones sexuales, total que llegamos a su casa, estacione mi coche en la puerta y entramos a su departamento, pequeño pero muy acogedor, amueblado con muy buen gusto.

Nos sentamos en la sala, nos servimos unas cubas, ya con el efecto me sentía un poco mareado, pusieron una película de travestis, ver esas escenas tan calientes, estar bajo los efectos del alcohol, y tener a esas bellezas a mi lado, hicieron que la verga se me pusiera bien dura, se notaba una carpa bajo mi pantalón… Ellas al notarlo me dijeron que si me ayudaban con mi erección… Y me empezaron a acariciar la verga por encima del pantalón. Una de ellas se puso detrás de mi asiento y me empezó a besar en el cuello, cosa que me puso súper caliente.  Yo no decía nada solo me dejaba hacer, propusieron irnos a la habitación y así lo hicimos, mientras me besaba en la boca con una y otra. Besos tan cachondos que enredábamos nuestras lenguas, me gustaba el giro que tomaron las cosas, yo estaba consciente que no eran mujeres, pero no me importaba en absoluto, al contrario… Segui adelante, ya en la cama me desnudaron por completo y empezaron a hacerme una mamada, turnándose de una manera deliciosa…

Me la chuparon como nadie lo había echo, mientras una mamaba mi verga, la otra me chupaba los huevos, la tenia dura como nunca, una de ellas levanto mis piernas de modo que quede recostado con mi espalda mis rodillas en mi pecho, con mi culo levantado en el aire, y con la puntita de su lengua me empezo de lamer suavemente el ano. Yo me estremecí al sentir esa caricia en mi ano, cada roze de su lengua era como si recibiera una descarga eléctrica, que sensación tan deliciosa, algo nunca experimentado por mi… Me empezó a lamer el culo de lleno, haciéndome gemir de placer, sentía tan rico, luego cedió su lugar a la otra quien también me mamo el culo, se alternaban las dos para hacerlo, yo me retorcía de gusto y no quería que terminara eso tan rico que me estaban haciendo… Entonces senti como me introducian un dedo en el culo y después otro.

Yo estaba un poco cansado de estar en esa posición pero sentía tanto placer que seguí, de pronto sentí algo duro y frio queriendo entrar en mi ano, le pregunte que me hacían y me dijeron que me relajara, que me iba a gustar… Por un espejo que estaba en la pared vi que lo que tenia en la mano, era un consolador en forma de verga, con el cual acariciaba mi agujerito del culo con la puntita del consolador, sin metermelo del todo. Solo la puntita, como haciéndome desearlo.

Esa puntita de consolador poquito a poco iba entrando hasta que yo mismo les pedi que me lo metieran entero… Una de ellas se puso de rodillas sobre mi cara, mientras la otra me fue metiendo el consolador en el culo rítmicamente, lento pero con seguridad… Yo tenia frente a mis ojos un culo divino con unas nalgas exquisitas, y una verga tan grande como la mía y sus huevos a escasos centímetros de mi cara. Saque mi lengua y la pase por esos huevos por el canalito de sus lindas nalgas y lamí ese culo divino… Le mamaba desde el culo hasta los huevos, mientras la otra penetraba mi culo con el consolador. Me lo metía en su totalidad y lo sacaba, arrancándome gemidos, Estaba en extasis… mi culo me dolía pero era un dolor agradable…

Por fin saco el consolador de mi culo. Me recosté muy satisfecho, sentía como palpitaba mi culito, quizás deseando mas… Se pusieron cada una al lado, con sus pollas bien duras y me las dieron a chupar. Yo no sabia muy bien como hacerlo., pero me esmere en mamar esas dos vergas que tenia frente a mi… Mamaba una y otra, una de ellas se recostó y yo me puse a manarle la verga para lo cual, me empine para hacerlo bien, la otra se puso detrás de mi, y me penetro mi culo, me daba unas envestidas tremendas, la otra se puso a mamarme la verga, la verdad es lo mas delicioso que he experimentado en mi vida, mientras una me follaba la otra me la chupava, la que me lo chupaba se fue acomodando, se puso empinadita y solita se ensarto en mi verga, haciendo un trenecito, me foolava a una mientras la otra me follava a mi, luego invirtieron los papeles y la otra fue la que me la metia mientra yo lo hacia con su compañera… Todo eran gemidos, olor a sexo, lo hicimos de diferentes posiciones, me las folle a las 2 y las dos me folaron a mi.

Me puse de rodillas en el suelo mientras una me follaba yo le mamaba la polla a la otra, y así terminaron casi al mismo tiempo, una se corrio en el interior de mi culo, dejándome  lleno de leche, y la otra se corrio en mi boca mientras yo lo tragaba todo… Luego entre las dos me la mamaron y me corri en los rostros de ambas… Quede exhausto.

Nos recostamos los tres en la cama, yo en medio y ellas a cada lado mio abrazados, nos metimos a bañar los tres juntos, nos tomamos otra copa, nos dimos nuestros números telefónicos, me hicieron prometerlas que lo repetiríamos, yo les dije que si, me dijeron que tenían mas amigas travestis, que en ocasiones hacían orgías entre ellas… Que me querían invitar yo les dije que estaríamos en contacto a ver que pasaba…

Salí de su casa ya de madrugada y me fui a mi casa, al día siguiente ya un poco sobrio, con una resaca espantosa, me desperté con un dolor de mi culo, fue cuando recordé lo sucedido, me puse a reflexionar en lo sucedido, llegue a la concluir de que esa experiencia había sido la mas satisfactoria de mi vida, que nunca había disfrutado tanto como con ellas, que estaba deseoso de volver a repetirlo.  Ese día más tarde sonó mi teléfono, era una de ellas…