Mi amigo y una travesti y yo

Mi amigo de toda la vida

Luego de terminar mis estudios primarios y secundarios, mi padres decidieron enviarme a estudiar a la Barcelona y allí conozcia a un chico que luego se convertiría en mi mejor amigo hasta que un día sucedió algo que nos marco para siempre…

Nos conocíamos muy bien y sabíamos que a ambos nos gustaba «el mundo prohibido», la noche, los excesos,  los travestis, las pollas y todo lo que sentíamos que era romper el molde. Igualmente, aunque hablábamos mucho y por ahí íbamos a algún lugar gay,  manteníamos las apariencias, teníamos novia y todos nuestros amigos en común eran bien hombres.  Nunca habíamos hecho realmente nada.

De fiesta por Barcelona

Un día y luego de varias botellas de Cava, nos animamos a ir a a una disco que era solo para travestis y sus admiradores, ya habíamos estado en otras ocasiones pero siempre en día de semana que estaba desierto. Cuando llegamos al lugar, ya desde el taxi confirmamos que la parte de la disco estaba cerrada y que solo estaba abierto el bar.

Mi amigo se bajo a mirar primero y vio que habían varias «chicas» así que le pague al taxista y me dirigí a la entrada.  El bar estaba renovado (de la ultima vez) y aunque lucia bastante mejor seguía siendo un cueva de gusanos. Había una barra muy larga (de no menos de 5 metros) cubierta de cuero marrón y el resto de manera con una combinacion de rojos y beige.

Con unas banquetas doradas adosadas de manera fija a la misma y por lo menos 8 travestis sentadas esperando que entrara alguien.  Cuando miramos bien nos dimos cuenta que eramos los únicos hombres, con 8 travestis,  todas mirándonos.

Nos sentamos a cierta distancia de ellas pero todavia a la vista para ver si había alguna que nos gustara y establecer contacto. Había varias bonitas pero ninguna nos llamo especialmente la atención. Por lo que nos quedamos ahí hablando entre los dos mientras nos bebíamos el alcohol barato que nos habían servido.

Una bella travesti se acerca

Al rato de estar allí, se acerco una rubia, de muy buen cuerpo (aunque un poquito rellenita) y tetas bastante naturales. No era la más guapa de todas pero si muy femenina y lo bastante sexy como para saciar nuestros instintos más bajos.  Nos pusimos a hablar y le dijimos que no teníamos dinero y que solo queríamos tomar un trago, ella se levanto y se fue a los servicios (un solo servicio para todos). Al rato me dirigí para allá y cuando entre me la encontré allí mirándose al espejo.

Me miro y me dijo: Hola papi, que me estas siguiendo? –Claro, le respondo… –Que guapos que sois tu y tu amigo –¿Porque no hacemos una fiesta entre los 3?

Chupándosela en un aseo publico

La situación de estar en un aseo publico con un travesti me puso a mil así que le respondí. –Si me encantaría– Y comencé a tocarle las tetas.  Ella directamente se levanto la falda y me mostró una polla muy apetecible que comencé a tocar. Estaba tan cachondo que hasta nos metimos a uno de los compartimientos y comencé a mamarle la polla sin importarme nada, solo fueron unos minutos y solo logro una erección mínima pero lo suficiente para ponerme a mil…

Salí de ahí y le fui a contar a mi amigo lo que había sucedido. Los 2 sabíamos que cada uno por su lado había tenido sus experiencias pero esto de mamarme una polla en un aseo de un bar era algo nuevo. Estábamos los dos a millón por lo que apenas vino la travesti de vuelta, le propusimos irnos los 3 a algún lado y nos invito a su casa.

Nos fuimos los 3 en taxi

Cogimos un taxi los 3 y nos dirigimos a su piso en el centro. Era un lugar muy urbano y un apartamento muy pequeño en donde todo estaba muy desordenado y había todo tipo de olores. Entramos y mientras nos acomodábamos, ella fue a buscar unos porritos y un poco de coka que nos había prometido.  Nos pusimos a fumar y ella comenzó a tocarnos la polla a cada uno .

Mientras mi amigo se tomaba una raya, ella me manoseaba la polla ya por adentro del pantalón.  A los 5 minutos estábamos los 3 desnudos, nosotros tocandola a ella y ella a nosotros hasta que la cosa se puso muy muy caliente y mi amigo comenzó a chuparle la polla. Era una sensación rara. Por un lado me excitaba muchísimo pero por otro me daba vergüenza. Mi amigo de muchos años se estaba comiendo una polla delante mío!

Mamadas mutuas

Yo que ya me había comido algunas pollas no dude ni un minuto en hacer lo mismo. Le pedí que se apartase y comencé a mamarsela yo también. Tenia un miembro precioso de unos 18 centímetros. Y lo que me ponía más aun es, que tenia mucho olor a polla. En medio de la felación y mientras ella gozaba como loca, siento que mi amigo se pone debajo mío, coge mi polla y comienza a chuparla.

Hice de cuenta que no pasaba nada y seguí chupándosela a la travesti, hasta que por los nervios le dije que cambiáramos y volviera el a lo mismo mientras yo miraba. Seguí mirado un rato cada vez más excitado, hasta que no pude mas y empece a chupársela a mi amigo. Siempre fantasee en tener su polla delante mío, tocarla y chuparla y se me estaba cumpliendo. Le mame con tanta ansia su maravillosa polla que mi amigo no pudo aguantar más y más se corrió abundantemente en mi boca.

Primero uno y luego otro

Mi amigo termino tirado con el semen que se había caído de mi boca en su cuerpo y yo agotado con sabor a semen en la boca. En eso aparece la travesti que mientras nos veía se masturbaba y me dijo –Bueno, ahora es mi turno. Me cogió de la cabeza y me llevo hacia su polla.  La mame con más amor y dedicación que antes. Se la chupe tanto que cuando se estaba por correr me dijo que me la quería dar en mis tetitas de mariconcito. La saco y me lleno de leche la cara y el pecho. Tenia leche por todos lados, de mi amigo y de esta travesti desconocida y me encantaba.

Cuando termine con ella, mi amigo que ya se había repuesto me dijo –Bueno, ahora te toca a ti… Se acerco y me puso la polla delante de la cara diciendo: –Chupala y llénala de saliva, cosa que hice inmediatamente. Luego me puso a 4 patas y comenzó a lamerme el culo, metiéndome la lengua y luego combinando la lengua con un dedito.  Cuando ya estaba todo mojado, me apunto su polla juguetona y comenzó restregarmela…. Todo se había ido de control y ya era tarde para decir cualquier cosa. Mmi amigo de toda la vida me estaba a punto de follar y yo era feliz.

Y una enculada final

Comenzó a meterla de a poco, al principio me dolía pero a medida que empezó a moverse lentamente me empece a dilatar y comencé a disfrutarlo.  Me estaba pegando una follada monumental y estaba gozando como un loco. Me la estaba metiendo entera y lo único que quería era sentir ese trozo de carne caliente y a punto de explotar.  Entonces note que la sacaba, me gire y vi que se intercambiaran con la travesti.

En unos pocos segundos la que me estaba penetrando sin compasión era la travesti, mientras con una mano masturbaba a mi amigo y con la otra a mi. Estábamos los 3 en total simbiosis. A los pocos minutos de bombear dijo: –No aguanto mas, me corrooo» y me lleno el culo de leche… Fue una sensación maravillosa.  Sentí como chorros del semen de la travesti entraban en mi parte de atrás, mientras mi amigo y yo nos corriamos también en manos de la travesti.

¿Eres mayor de 18 años? Este sitio contiene material para adultos, orientado para individuos mayores de 18 años. Si usted aun no tiene 18 años, si el material para adultos le ofende, o si esta accediendo a este espacio desde cualquier país o ubicación donde el material para adultos esta específicamente prohibido por la ley, no avance más!